Publicado el Deja un comentario

El Sistema Respiratorio

El sistema respiratorio es el sistema encargado del intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono) entre la sangre y el aire del ambiente.

Como ya lo vimos en el estudio de la célula, todas las células del cuerpo humano necesitan oxígeno para la producción de energía (ATP) y poder realizar sus funciones (crecimiento celular, división celular, etc.).

Este oxigeno esta presente en el aire del ambiente, por lo que necesita llegar a las células dentro del organismo y desechar el dióxido de carbono.

Mecanismo físico de la ventilación (respiración)

La respiración está dividida por dos procesos:

  • La inspiración
  • La expiración

La inspiración

La inspiración es la fase de la respiración donde se introduce aire (con alta concentración de oxígeno) por la nariz hacia los pulmones. En esta fase se mueve hacia abajo el musculo que se llama diafragma que se encuentra por encima del estomago y se expande la caja torácica.

La espiración

La espiración es la fase donde se expulsa aire (con alta concentración de dióxido de carbono) de los pulmones hacia el ambiente.

Órganos y funciones del sistema respiratorio

Nariz y la faringe

La nariz y la faringe son estructuras por donde se introduce el aire del ambiente. Aquí se comienza a filtrar de objetos extraños y también se comienza a calentar para que no llegue frio a los pulmones.

Laringe

La laringe es la estructura que conecta la faringe con la tráquea, aquí se separa el aire de la comida y también es donde se encuentran las cuerdas vocales.

Tráquea

La tráquea es una estructura en forma de tubo que lleva el aire desde la laringe hacia los pulmones.

Pulmones

Los pulmones son dos órganos en forma de bolsa, mas anchos en su parte inferior y que contienen a los bronquios y a los alveolos.

Bronquios

Los bronquios son pequeñas estructuras en forma de tubos ramificados por donde se trasporta el aire hasta los alveolos.

Alveolos

Los alveolos son estructuras en forma de bolsitas donde se da el intercambio de gases.

El oxigeno del aire entra al interior de los alveolos, se mezcla con la sangre y es dirigida al corazón para después ser repartida a todo el cuerpo.

En esta misma parte de los alveolos, el dióxido de carbono que llega al interior de los alveolos de la sangre es expulsado hacia los bronquios y después hacia el exterior por la misma ruta que entro el aire.

Nota:

Aunque respires por la boca, el aire que ingresas en lugar de ir al estómago se desvía en la laringe hacia la tráquea y hacia los pulmones.

En algunas ocasiones que respiras, pero tienes alimentos en al boca, estos llegan a pasar a la laringe y provocan una gran tos para poder ser expulsados.

Mas ejercicios, problemas y preguntas de simulación en nuestra guía desarrollada para el ingreso al bachillerato (COMIPEMS y UNAM):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *